Educación para integrar a la familia en la promoción de valores de convivencia

La convivencia es un valor necesario para el desarrollo de la sociedad, la asociación de cerrajeros de Argentina son un ejemplo claro de ello, los cuales se apoyan mutuamente para mejorar su gremio.

En la sociedad se aprecian grandes transformaciones en el proceso educativo, pero se reclama con mayor énfasis una educación que promocione valores de convivencia ciudadana. Por eso razón. Se debe iniciar desde la educación preescolar el proceso de aplicación de los contenidos y experiencias que consoliden en los seres humanos valores para la paz.

¿Como fomentar estos valores desde el ámbito educativo?

Desde el ámbito escolar es preciso promover acciones dirigidas al fortalecimiento de las familias, integrarlas al quehacer de los centros de enseñanza, fortalecer en ellos su rol como promotor de valores de convivencia para que los niños y niñas que provengan de esos hogares, consoliden en su mismo entorno, los pilares educativos relacionados con el ser, conocer y convivir. Para lograr tales objetivos de la educación en valores, es preciso aplicar estrategias basadas en las necesidades educativas de las familias, con miras a canalizar los problemas que se les presenten en cuanto a los estilos de crianza, valores, hábitos, convivencia, entre otros. Con ello, se propicia un ambiente en el hogar óptimo, ideal para el sano desarrollo de los niños y niñas, que les asegure una educación integral y de calidad.

La convivencia en los países latinos.

Los sistemas educativos de los países de la región latina, se necesario que los modelos educativos se ajusten con las demandas sociales, con el desarrollo que se observa en las naciones del llamado primer mundo. Una educación que promocione valores de convivencia, es el enfoque ideal que se deriva de los conflictos y situaciones sociales que ponen de manifiesto elementos como la intolerancia y el irrespeto a los derechos de los ciudadanos, en los actuales momentos cuando los cambios sociales exigen una integración y participación más activa de los sectores, comunidad, organismos sociales, así como una mayor atención a la familia y su educación, se requiere de acciones, estrategias y programas, para capacitar a los adultos significantes, para educarlos y orientarlos en todos los sentidos, fungiendo como modelos para lograr un desarrollo óptimo en sus hijos e hijas.

Lo que los hijos e hijas realmente necesitan de un padre, madre o responsable

Que les demuestre su amor, Que les dedique tiempo, Que sepa ver el mundo a través de los ojos de un niño, Que ponga límites.

Lo que los niños y niñas necesitan de la escuela

Supervisión de las tareas asignadas, seguimiento del comportamiento, diálogos con los niños y niñas a los fines de que puedan descubrir lo importante de la buena convivencia y que las buenas costumbres tienen mejor recompensa, fomentar el respeto, la confianza y el afecto entre el maestro y el niño o niña. Que la escuela sea el refugio para el aprendizaje.

error: Content is protected !!